Home BELLEZA Belleza Himenoplastia

Himenoplastia

Valoración de los usuarios: / 1
PobreEl mejor 

  Operarse para volver a ser virgen...está de moda!  El nuevo frenesí de la belleza americana. La industria de la cirugía estética está en pleno apogeo en Estados Unidos ya que hasta las mujeres jóvenes y atractivas pasan por el “cuchillo”.

 

WASHINGTON.– Para su aniversario de bodas, Jeannette Yarborough quería regalarle algo distinto a su marido. Pagó 5000 dólares y un cirujano le reparó el himen para que quedara como si nunca nada hubiera ocurrido, para parecer virgen otra vez. “Es el mayor regalo para un hombre que lo tiene todo”, explicó Jeannete de 40 años.

 Después de las oleadas de operaciones de nariz y mamas, de la liposucción y la toxina botulinica, la himenoplastia se está popularizando en Estados Unidos, según un relevamiento de The Wall Street Journal y The New York Times. De hecho, la Sociedad Estadounidense de Cirujanos Plásticos (ASPS, por sus siglas en inglés) afirma que se trata de una de las cirugías más demandadas en los últimos tiempos. Algunas clínicas promueven la “revirginización” en diarios, revistas y páginas específicas de Internet. El costo oscila entre un mínimo de 1800 dólares y un máximo de 6000, ya que depende de los honorarios médicos y de las características de cada paciente. Una operación para colocarse siliconas en los pechos allá cuesta unos 4000 dólares.

 Pero la nueva tendencia provoca críticas variadas: líderes religiosos cristianos y musulmanes lo equiparan a una mentira y una afrenta a la promoción de la abstinencia sexual entre los jóvenes hasta llegar al matrimonio. Y para las feministas puede ser una mutilación y una concesión de las mujeres ante una pretensión machista. Para quienes publicitan sus servicios, como la dueña del Centro de Belleza y Salud Ridgewood, cerca de Nueva York, Esmeralda Venegas, sólo es una cuestión de mercado, aún cuando admite que para muchos puede tratarse de un engaño. "Soy feminista, pero existe una demanda para esto y alguien tiene que proveerlo", argumentó a The Wall Street Journal.

 Aunque la ASPS no aporta datos estadísticos sobre la cantidad de himenoplastias practicadas en los últimos años, la práctica se estima que ha crecido de manera exponencial. Así, por ejemplo, ginecólogos en Nueva Jersey, afirman que ahora efectúan unas 10 reparaciones al mes, comparadas con las 2 al año que solían hacer una década antes. Los intentos diversos por reparar el himen se retrotraen, en rigor, por siglos, cuando sólo esa membrana era prueba fehaciente de la virginidad de la mujer cuando se trataba de acordar su casamiento, un hito cultural y religioso.

 Este tipo de cirugía, que no demanda una hospitalización, también se plantea en ciertos casos de abuso sexual y sólo requiere anestesia local y algunos puntos disolubles. La recuperación lleva unas seis semanas y el riesgo de fiebre o una infección es bajo, según el jefe del Área de Tendencias Emergentes de la ASPS, Leroy Young.

 Ética en duda. Los propios médicos tampoco están convencidos de la nueva tendencia. Así lo comunicó el Comité de Etica del Colegio de Obstetras y Ginecólogos de los Estados Unidos a todos sus miembros, dado que la técnica aplicada no aparece en la literatura médica y no se enseña en las universidades o en las residencias hospitalarias.

 El Médico ginecólogo Marco Pelosi recuerda que, de todos modos, "es un procedimiento muy simple, no es como un trasplante de corazón", y que las pacientes que deciden someterse a una himenoplastia "intentan mejorar sus vidas sexuales" combinando esa operación con una reducción quirúrgica del canal vaginal.

 Todo eso, claro, también conlleva un aspecto económico, comercial y hasta empresarial. En el caso de otro médico, Edward Jacobson, quien trabaja en el estado de Connecticut y tiene su propia página de Internet, ofrece un paquete a sus clientes potenciales que incluye la operación, pasajes aéreos, traslado en limusina y reservas hoteleras, y al igual que decenas más de cirujanos plásticos, describe sus servicios como "rejuvenecimiento vaginal", que también pueden incluir otras técnicas y cirugías adicionales en la zona de los genitales femeninos y costar entre 3500 y 8000 dólares, de acuerdo con The New York Times.

 "Las mujeres se sienten no deseadas o feas. Incluso si nadie más puede ver esa zona, ellas la ven", explicó el ginecólogo Bernard Stern, quien comenzó a enfocarse en ese tipo de operaciones hace unos años, en Fort Lauderdale, Florida, y practica ahora entre 4 y 5 por día, a pacientes estadounidenses y de otros países.

 Pero la himenoplastia tiene también otros bemoles: 1°) Cuando la membrana vuelva a romperse, causará una ligera hemorragia y cierto dolor e incomodidad durante las relaciones sexuales, que puede prolongarse durante semanas. Y 2°) Aunque Estados Unidos es un país de alto poder adquisitivo, recordó el doctor Young, de la ASPS, "esta es una operación bastante costosa para que dure una sola noche". Por Hugo Alconada Mon Corresponsal en Estados Unidos

 En nuestro país no es habitual. Comentario a LA NACION por el doctor Manuel Sarrabayrouse, jefe del Servicio de Cirugía Plástica y Estética del Hospital Italiano de Buenos Aires: En la Argentina, la himenoplastia no es una técnica estética de práctica habitual, así como tampoco lo es la reducción del canal vaginal. De realizarse por motivos médicos, y no estéticos, se hace en colaboración entre el cirujano plástico y el ginecólogo. En lo que se refiere a cirugía plástica ginecológica, agregó, lo que sí se hace habitualmente es la reconstrucción o reparación de los labios menores de la vagina o cirugía labioplástica. Esta se utiliza en casos de mujeres con labios asimétricos o que sobresalen por sobre los labios mayores, lo que puede acomplejar a la mujer durante el acto sexual. Según explicó el especialista, la labioplastia es una cirugía sencilla y con posoperatorios cortos. No deja cicatrices que puedan alterar la sensibilidad de la mujer, concluyó Sarrabayrouse.

 …A la época ahora se le ha dado por meterse incluso ahí, en ese lugar reservado hasta ahora para muy pocas cosas. Llevamos siglos, las mujeres, repitiendo que ese lugar no es exclusivamente la vía por la que las que quieren y pueden se convierten en madres. Llevamos siglos intentando reivindicar ese portal del cuerpo femenino como el accidente físico que nos ha sido dado, y muy bien dado, para acceder al placer. Y vean lo que pasa cuando parece que media batalla está ganada: la vagina, ya definitivamente sexuada, ya herramienta de frenesí y deleite, se vuelve carne de bisturí, carne sangrante, carne dolorida y sufriente, insatisfecha, deformada, envejecida, y presuntamente triunfante por sobre aquella otra, la que sólo tenía por destino una sala de partos, vuelve a internarse en la extravagancia médica y en el abuso patriarcal, y hay que tenerla despierta pero angosta como si ella no supiera nada de la vida y fuera, una colegiala que se resiste al beso, una histeriquita que dice “no, no, no”, pero que se ha tomado el trabajo de sufrir para estar dispuesta “aparentando no estar disponible”.

 …Desde tiempo inmemorial el entrecruzamiento de poderes reinantes en diferentes culturas destinó al sexo femenino la sentencia del dolor y la culpa. En países musulmanes africanos todavía hoy, diariamente, en aldeas perdidas, niñas de doce o trece años padecen la ablación del clítoris. No hace falta desentrañar demasiado esas costumbres ancestrales y sanguinarias para advertir la condena al goce femenino. En Occidente, los castigos adoptaron otras formas, más abstractas pero no menos eficientes. La culpa, trabajada artesanal y largamente; el prejuicio, diseminado sin ahorro; la ignorancia, siempre multiplicada incluso cuando adopta el disfraz de información. Discernir entre el sexo reproductor y el sexo placentero tomó siglos. Formular el concepto de “derechos sexuales” también tomó siglos. Solamente el sexo seguro puede ser placentero, y todavía, para millones de mujeres, el sexo no es seguro.

 …Y en los ínfimos segmentos privilegiados de las sociedades contemporáneas en los que las mujeres podrían ahora disfrutar de su sexualidad, surgen ya estos desvíos que vuelven a llevar a la vagina a su zona de riesgo, a su frontera con el dolor.... Y algunas… caen en la trampa!!!

Fuente www.intramed.net

 ...El equipo de "Lady" agradece tus comentarios. Crecemos con ellos y nos brindan una inmensa satisfacción. Tomate un minuto!

 

Comentarios  

 
0 # Morty 11-07-2014 18:07
Hello, my name is Morty Goldman; I just stumbled upon your site - ladyinredmagazi ne.com - I'm sorry to write in such an odd manner, I thought to call you but I didn't want to take up your time. What I have to say may be of great interest to you. Did you know that an overwhelming majority of businesses, organizations and celebrities buy likes and followers? What, you thought your competitor's likes and followers are organic and naturally gained? Ha ha. Just recently Gangman Style ( http://www.youtube.com/watch?v=9bZkp7q19f0 ) reached a record 2 billion views. Now imagine the scale of Gangnam Style's popularity being applied to your business! This is exactly how I deliver results to my clients - and I assure you that you'll be overwhelmingly pleased with the outcome.

Give us a call: +1 (877) 410-4002
or visit us at http://www.SuperbSocial.net
Responder | Responder con una citación | Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Videos, lir

You must have the Adobe Flash Player installed to view this player.

Publicidad

Estadisticas

Usuarios registrados : 40896
Contenido : 104
Clics de vista de contenido : 416211

Galeria de imagenes

Quién está en línea?

Tenemos 17 invitados conectado

Acceso