Home VARIEDAD
variedad

NI DIOSES, NI DEIDADES, NI MUJERES.

Valoración de los usuarios: / 3
PobreEl mejor 
NI DIOSES, NI DEIDADES, NI MUJERES.

 

 

NI DIOSES, NI DEIDADES, NI MUJERES.
Por Mercedes Parreira Traferro.


Me conocí NUNCA. Entendí eso hace muy poco. Antes creía conocerme, como si fuera estática. Somos dinámica permanente. En constante cambio en relación a las experiencias. No volvemos jamás a ser como éramos hace un minuto atrás. Ahora que dedicaste medio minuto a leer estas líneas, ya cambiaste y vas a cambiar más al continuar leyendo. Ni mejor, ni peor, diferente. Lo entendí días después que papá fuera. No lo estoy diciendo mal. Algunos dicen “se fuera”, al morir. Yo prefiero decir fuera, o vaya, con muchísima intención de continuar diciendo “a…”, pero no pudiendo, ya que no estoy segura a dónde. Pero si suponiendo que se fue a algún lugar, o algún estado. Eso me esfuerzo por creer. Busqué en testimonios, religiones y creencias, patrones o puntos de conexión entre sus “nociones del más allá", que me hagan formar una teoría propia sobre aquél espacio que dicen que no tiene tiempo, o aquel tiempo que dicen que no tiene espacio. Por eso, debe ser un estado.

Esa selección de patrones fue el sistema que también creí utilizar mucho antes para formarme espiritualmente. Recogiendo de cada religión aquellas pequeñas partes que conciliaban con mi forma de sentir.

Recuerdo haber leído, las numerosas acepciones y en diferentes planos, que el pensamiento político y religioso egipcio le otorga al término “maat”. Justamente, esa palabra, que también refiere a la Diosa "maat", representa todos aquellos valores universales indiscutidamente aceptados. Se identifica con la verdad, lo recto, lo equilibrado, lo moralmente correcto, lo justo, etc. No me alcanzarían varias hojas para explicar debidamente los alcances del concepto de “maat". Resumiendo, el hecho que los occidentales coincidamos con ellos, moralmente, no nos vuelve egipcios. A esto me refiero, cuando encontramos patrones relevantes en diferentes religiones o doctrinas. Sin embargo, algunos hombres y mujeres, aunque más los primeros que las segundas, de la historia de los dogmas, han sabido inculcar en sus seguidores la idea de lealtad absoluta. Esta lealtad implica, no cuestionarás la fé, no necesitarás ver para creer y no adorarás otros dioses. Esto significa, no poner en duda las “sagradas escrituras” y mucho menos creer en las “sagradas escrituras” de otras creencias. Pero la ciencia, los descubrimientos y el estudio, con el correr de los siglos, han puesto en evidencia contradicciones, engaños, verdades a medias, desafiando a casi todas las religiones. Y esto no significa que esa creencia, dogma o fé se ponga en duda. No estoy diciendo que sea un engaño o mentira esa creencia. Lo que estoy queriendo decir es que quienes fueron a través de los siglos difundiendo, enseñando, en muchos casos reescribiendo y hasta traduciendo esas ”sagradas escrituras" fueron hombres, de carne y hueso, no necesariamente "sagrados".

 


Qué tan importante es la fuente a la hora de considerar la enseñanza como verdad absoluta y modelo de nuestras conductas?

Son muy pocas las mujeres de la historia que han tenido libre intervención en las distintas enseñanzas religiosas, a través de las “sagradas escrituras”. Ahora sabemos todos, que María Magdalena ha dejado su testimonio, como lo hicieron Juan y Pedro, pero con la diferencia de que sus escrituras fueron escondidas por la Santa Iglesia Católica. Institución fundada por otro hombre de carne y hueso. Iglesia que consideró que mejor que compartir el testimonio de María Magdalena a los seguidores de Jesús, era difundir entre ellos la difamación del recuerdo de su persona. Se dedicó a  mostrarla como “la prostituta arrepentida”. La clásica y común técnica conspirativa utilizada en la edad media por los hombres allegados al poder que temían de las influencias y las posibilidades de correrlos o apartarlos que podía ejercer alguna mujer. Fémina cercana al poder, con capacidades y tomada en serio por el rey o en este caso Jesús, equivalía a prostituta.

 

 

Pienso en María Magdalena y no puedo dejar de recordar la verdadera historia de Lady Anne Boleyne, o Ana Bolena, segunda consorte del Monarca Henry VIII. Perseguida por los celos de consejeros mantenidos del rey, parásitos de la nobleza codiciosos que atemorizados por la posibilidad de perder sus estructuras político económicas asegurados por el status quo de un reinado que dejaba la pobreza fuera de las puertas del palacio, concentrando las riquezas dentro, siempre que se compartieran generosamente con la Iglesia Católica. Lady Anne supo enfrentar a esos hombres y llegar a brindar consejo político al rey. El problema justamente fue que éste la haya oído y tomado decisiones a partir de las ideas de Lady Anne. El rey modificó ese cómodo status quo, separándose de la Iglesia y modificando ciertas relaciones políticas. La opinión de ella contaba. Y eso no podía permitirse. Sin mucha creatividad ni imaginación, los parásitos del rey recurrieron a los métodos típicos y sencillos de la época. La técnica de la Santísima Inquisición para que Lady Anne confiese que era una hereje, hechicera, pecadora, traidora de su rey, prostituta, incestuosa por mantener relaciones íntimas con su hermano, quien casualmente también molestaba, etc. No imagino cómo Lady Anne Boleyne, siendo una mujer de principios y convicciones formadas, que luchaba por demostrar lo absurdo e inconcebible de los métodos de tortura de la Santa Iglesia para abolirlos, como podía confesar a través de ellos, las acusaciones más agraviantes y ridículos que habían inventado unos cuantos cobardes de su persona. Y lamentablemente, la historia de ésta época también fue escrita por cobardes historiadores que no se atrevieron a desafiar los cuentos que convenía transmitirle a las próximas generaciones. Demos gracias que en el último siglo, verdaderos investigadores han sabido hacer honor a su pasión hallando textos de Lady Anne, la hasta ahora llamada “reina prostituta”, brindando la otra versión, la que siempre es preferible ocultar en pos de mantener ese status quo.

 


Por eso, es que no podía dejar de relacionar a estas dos mujeres. Es inevitable llegar a creer que los hombres que escribieron la historia de la humanidad, no han querido construir referentes del género femenino. Será comodidad con el modelo, costumbre o temor. Quién sabrá por qué.

LA MUJER, y las RELIGIONES.

Creo necesario, retomar en este punto el vínculo de la mujer con las religiones. Porque es justamente el tratamiento desigual que ellas reciben en las diferentes culturas, sean occidentales como orientales en nombre de las religiones lo que pone de manifiesto, que, tanto la historia universal como la mayor parte de las “sagradas escrituras” o bien la interpretación de las mismas, ha sido escrita por la mano del hombre, ni dioses, ni deidades, ni mujeres, hombres. Cuando lejos del verdadero espíritu de las mismas, debería ser generar un trato desigual, discriminatorio y hasta en muchos casos explotador, maltratador y vejatorio. Así hemos visto y aún vemos, como muchas culturas predican que la mujer existe para estar al servicio del hombre, que debe obedecer primero a su padre, luego a su marido, que no puede mostrar partes de su rostro, mucho menos otras partes del cuerpo, hasta llegar a justificar mutilaciones genitales con delirios que varían según la creencia y el lugar donde se realizan.

Matida Daffeh, defensora de los derechos de la mujer y opositora a este tipo de prácticas, ha compartido con pocas palabras su propia experiencia de esta manera: ”Como mujer, tienes que llegar virgen a tu boda y debes probar que lo eres. En ese momento, llevan ante ti a otra mujer, a menudo la misma que también mutila tus órganos genitales y los cose. Esa mujer toma una cuchilla muy afilada y abre la herida que ella misma selló. Después, te entrega a tu marido. No puedes imaginar el dolor; es agónico. Pero además, al mismo tiempo en que te abren con una cuchilla, quienes te rodean están felices, mientras tú estás muriéndote como mujer en silencio, en una esquina”

 


En algunas culturas, en Asia y Africa, consideran que es esencial mutilar el clitoris ya que, desde los motivos religiosos, sostienen que debe eliminarse todo placer que pueda experimentar la mujer sexualmente ya que esto implicaría la manifestación de lo peor de su humanidad, y desde lo político, socio cultural, la mujer debe llegar virgen al matrimonio para su marido, para además evitarse los embarazos masivos. No hace ninguna falta decir que tales fundamentos carecen de toda razón y que ni el placer está ligado a las "tinieblas" ni que se evitan por las mutilaciones los embarazos, ya que estos tienen más que ver con los abusos del hombre en las mujeres de África, a quienes poco le importan si sentirá placer o sufrimiento la mujer teniendo o no clítoris.

“La historia está escrita por vencedores”.

Cuántas veces escuchamos decir esta frase. No estoy diciendo que el genero masculino lo sea. Sino que tal vez lo fue. Y no porque el femenino haya sido el “sexo débil”, pues no tengo ninguna duda que no lo es. Y esto lo confirman sus múltiples capacidades que la distinguen del hombre. Hay poco que la mujer no pueda hacer que sí haga el hombre. Pero es tanto lo que ella puede hacer que el hombre no.

Entonces, por qué cedió ese lugar, para colocarse en inferioridad en la historia?

La mujer desde niña demuestra mayor astucia e inteligencia que el niño. El aprendizaje es más veloz, pues no requiere tantas repeticiones. Está demostrado que evoluciona en las etapas con mayor rapidez. Comienzan a caminar primero. Ella habla antes y mejor. En la pubertad, ella comienza a experimentar cambios no sólo físicos y se prepara para soportar los que llegarán con la adolescencia. Todos los meses, tomará con absoluta naturalidad y costumbre, importantes, molestas e incomodísimas hemorragias que le provocarán dolores de todo tipo y le impedirán realizar las actividades del modo en que lo venía haciendo hasta ese momento. Y no quiero detenerme en este punto, porque lo haré luego, pues es fascinante y curiosa la historia de la menstruación, pues sólo en nuestra especie, la hembra tiene el período de manera mensual. Lo cual no sucedía en la prehistoria donde los períodos eran más espaciados, junto a la evolución comenzaron a hacerse mensuales. Pero resulta tan curioso el componente social de tal modificación como de la misma forma, las diferentes visiones y reacciones que el hombre tenía sobre la menstruación según la cultura. Pobres ellas, algunas eran castigadas, apedreadas, encerradas, desposeídas con rituales, etc. Por eso el tema merece capitulo aparte y lo tendrá.

 


Volviendo a los cambios, esa niña joven, debe asimilar una "pseudo metamorfosis” que le permite  ahora, engendrar en su ser, otra vida. Ni qué hablar cuando en ella acontece el milagro de la concepción y durante nueve meses experimenta la perfecta unidad de la vida. Unidad que de un día a otro deja un vacío en su vientre sin darle tiempo a esa psiquis a comprender tal separación. Y que a partir de ese momento, existe una vida superior y más trascendente a ella que deberá cuidar como nadie más lo hará.

 


Luego, cuando con el pasar de los años, comprende al fin y se acostumbra al proceso, de pronto vuelve a padecer cambios en su cuerpo y alteraciones en su estado de ánimo que le indican que viene otra metamorfosis. Lo dado ahora, le será retirado. Se terminarán esas hemorragias. Sin embargo, como no puede serle nada regalado, a cambio, también le será retirada su figura. Las hormonas que permiten la armonía en su cuerpo y mente, se despedirán para no volver jamás. Llegarán los desequilibrios, los calores extremos. El desierto será su cuerpo y deberá también aprender a vivir en él.

A esta montaña rusa natural a la que ella se sube al nacer, simplemente por ser mujer, debe agregarse la otra, la social, que deberá enfrentar debido a las desigualdades ya mencionadas, engendradas y cultivadas siglo tras siglo, que verá reflejadas desde la escuela, en el trabajo y hasta en su hogar. Si acaso existe en el hombre, desafío preestablecido por su condición comparable, por favor que se alcen las voces para no caer en un injusto análisis. Pero mientras tanto, no resulta adecuado negar que son aquellas capacidades brindadas naturalmente a la niña más las dificultades por las que inexorablemente atravesará la que la dota de mayores y más capacidades que el hombre.

Por tal razón, es que resulta tan evidente que la mujer permitió, concedió, en diferentes momentos de la historia, según la zona geográfica, la opresión en manos del hombre. Sin dudar, otorgó una suerte de “licencia para ser oprimida”. No la perdió por mera debilidad, la otorgó por alguna razón superior. No tenía, ni mucho menos tiene, menos herramientas o recursos que el hombre. A lo mejor, “el contrato de licencia” se negoció con  cláusulas inofensivas y contraprestaciones equitativas. Pero con el pasar de los siglos, se va perdiendo el documento, y es la costumbre la que pasa a regular las relaciones, dando lugar así a los abusos del género que fueron además perfeccionándose con los años.

 


Ahora bien, la causa verdadera, el motivo, la razón que empuja a la mujer a "negociar implícitamente" con el hombre, su lugar de inferioridad en la historia, me resulta más un misterio que una certeza. Aunque tengo mis dudas que haya sido una sola la razón o el motivo, sino varios.

Si tuviera que arriesgarme a referirme al más fuerte, lo haría cayendo en el más simple y básico fundamento del machismo: La familia.

 


Sólo podría entender como móvil, motivo verdaderamente vital y suficiente como para ceder tanto espacio, el instinto de supervivencia de la especie y la maternidad. La certeza absoluta que tiene la madre que será ella quien mejor pueda cuidar de sus crías. Y la propia necesidad que ella misma siente de hacerlo como parte de un plan superior y natural. Es por y para este plan que ella negocia quedarse a cuidar las crías mientras el hombre sale a cazar y a traerle alimento. Esto podría explicar la celebración de aquél contrato de cláusulas inofensivas, pero no a los abusos que se irían engendrando con el correr de los siglos. Ahora bien, surge otro interrogante. Sabemos y notamos que cada vez hay más padres, hombres, que cuidan mejor a sus hijos que sus madres. Será que se está revirtiendo el fenómeno? Acaso el hecho que hayan hombres que cuiden naturalmente mejor a sus hijos puede ser que sea la causa por la cual las mujeres estén desde hace décadas dejando de lado el contrato, o por el contrario, es el hecho de que las mujeres cansadas de que no se respete el contrato original y el hombre haya abusado, oprimiéndola a lo largo de la historia, lo que empuja a que intenten ellas suprimir el mandato natural e instintivo de la maternidad?

Lo que no puede dejar de valorarse es la técnica más allá de la causa.

Lo que verdaderamente proporciona el éxito de la opresión es la técnica de cultivo. Es decir, los modos y medios por los que se fue consolidando la idea de inferioridad de la mujer sobre el hombre, y se fueron enseñando a mejorar los abusos de generación en generación. Esos serían los modos. Y los medios, son los que me hacen retomar al tema. Son los canales por donde se fomenta la desigualdad, fueron las fuentes que justificaban y los fundamentaban. Los DOGMAS, RELIGIONES Y DOCTRINAS.
Su santidad, el Dalai Lama, se ha referido a estas desigualdades. Según las traducciones, lo ha hecho de este modo:

«Es fundamental que sepamos distinguir entre lo cultural y lo que es esencial. Debemos ser diestros en dejar que los aspectos culturales se transformen y preservar, al mismo tiempo, lo que es esencial. La situación de las mujeres en el budismo, así como en la mayoría de religiones, es un aspecto cultural y se debe cambiar. Pero deberéis ser vosotras, las mujeres, las que toméis la iniciativa»

Relacionarse con la Muerte para conocer la vida.

Parece que creemos entender la lógica de la vida hasta que nos damos cuenta que no entendemos nada.
Cada cual enfrenta en algún momento, ese acontecimiento trágico que pone a la vida tal como la conocíamos “patas para arriba”. Para algunos es una grave enfermedad, para otros una extrema crisis financiera, la muerte de algún ser amado tal vez, la pérdida de un gran vínculo familiar, amoroso o de otra clase.
En mi caso, fue la muerte de mi papá. No tenía ni la remota idea de lo trascendente que eso sería para mi. Si bien, uno puede esperarse que la pérdida de los padres es para la mayoría de las personas de las más tristes pérdidas que experimentamos, y yo tenía ese temor siempre presente, no podía ni imaginar cómo esa experiencia irrumpiría en en mis relaciones, mi trabajo, mis proyectos, mi economía, mi salud, mis neuronas. En mi vida entera. Destrozó desde el minuto uno todo lo que yo era, o creía ser. Para ir convirtiéndome en lo que ahora, creo que soy.
“Soy", en mi lengua, “ser”, qué verbo tan importante. En apenas tres letras y una sola sílaba se resume toda la existencia de mi persona. Es el fenómeno del lenguaje, podemos transmitir a otras personas la existencia misma de una idea con tan solo unas vibraciones vocales o letras escritas. Y darle existencia a una idea, es darle vida. Se trata de uno de los tantos dones otorgados al ser humano. El que vulgarmente denominamos lenguaje, pero que podríamos mejor advertir como el proceso creador de todo y cualquier cosa.
Si tomaríamos la decisión, en serio, de reflexionar cada día, como lo hacemos justo cuando estamos frente a uno de esos acontecimientos que nos hacen ver que nada sabemos de la vida, tal vez seríamos más consientes de nuestra propia capacidad generadora.
Y si dedicaremos el tiempo y la atención, en conocernos, para aprender a utilizar esa capacidad, tal vez, seguiríamos evolucionando.

 

Es el avance de la tecnología lo que impide nuestra evolución?

No lo creo. Al contrario, creo que el avance de la tecnología manifiesta la evolución de muchos que entendieron su capacidad creadora e inspirados, tal vez sin darse cuenta, intentan despertar o contagiar a los demás.

Qué es lo que impide entonces nuestra evolución? La nueva era, el nuevo sistema de consumo. Globalización.

El modelo es aquello que conspira con la evolución. La “moda" del ser humano. Las tendencias. Ello sí recibe directa influencia de la globalización. Este nuevo sistema de consumo, que supo superar al capitalismo, logra, gracias a los nuevos medios de comunicación, en especial internet y redes sociales, enviar mensajes instantáneos, uniformes y simultáneos a casi cualquier parte del mundo. Hasta podríamos estar en condiciones de afirmar que llega a la mitad de los habitantes del planeta. Es mucho no? Sin embargo, lo interesante sería abordar qué sucede con la otra mitad.

Pero antes, me referiré al estudio que aclara y aborda esta idea que quiero compartir.

We Are Social ofrece su amplio estudio sobre redes sociales e internet 2016 para definir claramente su uso en 30 países del mundo, desde los EEUU a Rusia pasando por España.
Globalmente el estudio sobre internet y las redes sociales determina que de los más de 7.395 millones de habitantes del planeta, 3.419 millones tienen acceso a internet (un incremento del 10% en un año) y 2.307.000.000 usan regularmente las redes sociales (+ 10% desde enero de 2015). 3.790.000.000 personas utilizan un teléfono móvil (+ 4% en un año) y 1.968 millones de personas acceden a las redes sociales a través de estos

En enero de 2015, el 42% de las personas tenía acceso a internet. En 2016, el porcentaje se eleva al 46%. España está bien situada. Se mantiene en un 77% el porcentaje de ciudadanos que tienen acceso a internet. En cuanto a la velocidad de conexión, el promedio es de 5,1 Mbps. En España es superior (10,4 Mbps), pero lejos de algunos países de Asia: 15 Mbps en Japón, 15,8 Mbps en Hong Kong o los 20,5 Mbps en Corea del Sur.

 

 

El estudio refleja una caída del 9% en el uso de un ordenador de sobremesa o portátil para navegar por internet, aunque siguen siendo los dispositivos más utilizados (56%) y se refleja un incremento en el uso de los teléfonos móviles para navegar (+39%).
En cuanto a las redes sociales más utilizadas, el informe presenta pocos cambios respecto al año anterior: Facebook sigue ganando por goleada seguida por los gigantes asiáticos QQ y Qzone, a los que Whatsapp ya ha superado encaramándose a la segunda posición, mientras que  Facebook Messenger ocupa la cuarta plaza.  Twitter ha recuperado una posición respecto al año pasado, aparece en novena posición, en una lista de la que ha desaparecido Google+.

Los datos de España señalan que de los 46,09 millones de habitantes, 35,7 son usuarios de internet (77%) y 22 millones cuentan con perfiles en las redes sociales (48%).
Los internautas españoles pasan una media de 3:47 al día conectados a internet desde un ordenador y 1:55 desde un dispositivo móvil diariamente. Acceden a las redes sociales durante 1:36 horas al día (desciende respecto al año pasado), mientras que emplean 2:25 en ver la televisión.

 

Por redes sociales, en España, Whatsapp es más utilizado que Facebook (por muy poco ya) y Twitter se cae del podio en favor de Facebook Mesesnger. Line con un 10% de uso cierra el top ten de las redes más utilizadas.

 

Todas las estadísticas recogidas por We Are Social están disponible en un documento en SlideShare con 537 páginas de datos, para entender el uso de internet y las redes sociales en la mayoría de los países del mundo. Fuente: http://franbarquilla.com/estudio-sobre-el-estado-de-internet-y-las-redes-sociales-en-2016/

Queda alguna duda acerca de cómo y por quiénes pensamos?

El dedicarnos tiempo y atención en conocernos, implica inevitablemente una introspección. Lo cual es imposible, mientras sigamos todos y cada uno de los días, mirando hacia el otro. Este juego inocente que proponía ya hace décadas “Gran Hermano”, hoy se ha convertido en nuestra rutina. Hoy sabemos, casi todos nosotros, que una empresa, posiblemente para decidir incorporarnos a su personal, evalúe más lo que dice de nosotros Google, Facebook, LinkedIn y otras redes, que el propio CV.

Nos despertamos y  tal vez una de las primeras cosas que hacemos, antes que cualquier otra sea mirar nuestro Whatsaap, y luego acceder a Facebook para ver qué sucedió mientras dormíamos. Es decir que nuestra vida, no es la que está transcurriendo mientras soñamos, si no la que fueron publicando nuestros contactos en ese lapso. Cómo quedarnos afuera?

Es a través de este mundo en el que creemos vivir y pertenecer donde se va formando la idea o estereotipo de persona. Aquí, si tenemos dudas, encontraremos qué es lo que la sociedad en este momento acepta y qué no de nosotros. Nos marca los límites y lo deseable. Nos indica según los “me gusta” qué es lo que los demás esperan ver o escuchar de nosotros. Nos enseña el Modelo de persona del hoy, las tendencias del Ser humano. Así podemos advertir si encaja nuestro “Soy”, con el que comencé este capítulo.

Pues bien, creemos posible la posibilidad de introspección genuina? Realmente no afectan los contaminantes externos?

Cómo podemos conocernos para evolucionar nuestra capacidad creadora mientras sólo miremos al otro para ver cómo el nos mira a nosotros?

Caer hacia la profundidad del pozo, dormir entre el lodo frío y oscuro, para poder ver con claridad.

Cómo mencionaba en anteriores párrafos. Algunas personas necesitamos enfrentarnos a "ese acontecimiento” trágico para darnos cuenta que no entendíamos nada sobre la vida.

Y a mí me pasó con la muerte de mi papá.

Para intentar acercar al que lea esto con mi experiencia, debo aclarar ciertos detalles.

En primer lugar, siempre me llamó la atención la angustia profunda que me causaba acompañar a alguna persona cercana que perdía a un ser amado. Aunque yo no conociera al difunto, en todas mis experiencias sentí empatía con el que estaba sufriendo la pérdida. En cada una de esas situaciones me he colocado, o al menos intentado, en posición de servir de la mayor y mejor manera posible, quedándome las horas que sea a disposición en hospitales, velorios y entierros. Días enteros sin dormir, ni comer. Llorando a escondidas para no molestar. Sintiendo el dolor de la pérdida aún sin conocer al fallecido, vuelvo a destacar. Pero entendí que me ponía fácilmente en la angustia del otro. También puedo sospechar o teorizar que intentaba de algún modo, prepararme, capacitarme, para lo que sabía, alguna vez, inexorablemente me iba a tocar. Como si la práctica, con la pérdida ajena, podría prepararme.

Pero ahí estaba la esencia del ser que creía ser en ese momento. Una persona controladora. Pero esto, lo explico mejor con lo siguiente.

En segundo lugar, no fue la muerte de mi papá el primer golpe de la vida. No es que todo haya sido sencillo. Creo que para nadie lo es. Pero si creía, que hasta ese momento, la vida me había puesto obstáculos, piedras, desafíos y dolores, que pensaba había logrado superar, llegando a creer que después de haber pasado por todo aquello, nada podía ahora perturbar mi felicidad, la muerte de papá, puso todo “patas para arriba” de nuevo.
Todo aquello que había logrado dejar atrás, aquello que había ordenado en mi vida. Todo lo que conseguí, fruto de mi esfuerzo y sacrificio pese a las dificultades, Todo eso se desmoronaba ante mí. Y debería decir desmorona, porque escribo esto al momento que lo estoy experimentando.

Pero antes de profundizar en ese derrumbe, debo aclarar la última cosa para poder situarte en mi experiencia.

Tampoco era que tenía el vínculo que uno puede esperar o desear con su papá. Tal vez mas adelante, cuente cómo éramos con el otro. Pero ahora puedo decirte algo. Fue lo que pudimos construir con nuestro ser. Y en ese momento. Hoy, con el diario del lunes, y cada uno, siendo estos nuevos seres, claro que ambos, construiríamos muy distinto.

Me olvidaba una cosa más, que se considero aporta. No tengo más que dos o tres recuerdos de mis abuelos. Mi abuela materna Nelly, se fue cuando yo tenía tres meses de gestación en el vientre de mamá. Su marido, mi abuelo paterno Alberto, se fue cuando tenía siete u ocho años pero no lo visitábamos tanto como “hubiese" (los hubiese!) sido lindo verlo, entonces nada recuerdo, sólo algunas cosas de su casa, como un espejo francés, y que lo seguía de muy pequeña, imitando sus lentos pasos y sus brazos cruzados hacia atrás de la espalda. Mi abuela paterna Teresa, se va cuando tengo dos o tres años y sólo recuerdo un aroma de su piel, que creo podría tratarse de una crema, pues la he percibido en algunos momentos de mi vida otra vez. Y a mi abuelo paterno, no sé por qué pero me resulta curioso haberlo dejado para el final, es a quien mas recuerdo. Creo que es con quien más compartí momentos. Aunque no sean tan bonitos. El que recuerdo con seguridad es haberlo visitado en su hogar para ancianos y llamarme Paulita, como mi prima. Creo que no me reconoció.
Cuento esto porque considero importante destacar que las pérdida de ellos no han sido significantes en mi vida, pues nunca sentí tenerlos.
Y hoy, habiendo pasado por la pérdida de papá, me pregunto si acaso la pérdida de los abuelos, no sirve a la mente como una suerte de paso previo o preparación a lo que será la pérdida de los padres.

Claro, que no pretendo decir con esto que esta preparación de la que hablo sea un proceso natural. Pues cómo podría entonces una persona prepararse para el fallecimiento de un par como es un hermano o mucho menos, lo más anti natural que existe como es la pérdida de un hijo, a la que no me atrevo si quiera a seguir refiriéndome, ya que no tengo noción, y por ende legitimidad emocional para hablar de ello.

Simplemente, quise expresar que no había sufrido una pérdida relevante previa.

Aclarado esto, puedo continuar y profundizar sobre el derrumbe.

 

La muerte llegó, se instaló y aún me pregunto si la idea de presencia que tengo de ella permanecerá mucho tiempo aquí.


Lo primero que voy a decir es que, en mi opinión, no necesariamente la idea de la presencia de la muerte es siempre algo negativo en nuestras vidas.
Lo negativo en la vida, es ella, su antítesis, la muerte, claro. Pero todas sus secuelas no lo son. Es difícil de comprender? O, si pasaste por esto, entendés a lo que me refiero?

Un ejemplo simple. Todos sabemos que vamos a morir algún día. Y hablamos de ello, con absoluta naturalidad durante la vida. Pero no lo hacemos del mismo modo, cuando acaba de partir un ser muy cercano o cuando tenemos una enfermedad grave, o hasta sentimos la posibilidad de tenerla. Nos cambia la manera de pensar.

Cuando la idea de la presencia de la muerta vaga entre nosotros, no somos los mismos. Cambia nuestra forma de SER. Si así no fuera, estaríamos con riesgo a tener algún trastorno psicológico como la negación. Es absolutamente normal sentir miedo a morir, cuando su presencia ha sido reciente. Es más, muchas veces, la mente nos juega malas pasadas y creamos señales confusas o enfermedades porque estamos muy predispuestos a enfocar nuestros pensamientos sólo en eso.

Del mismo modo, cuando la pérdida es reciente, nos preguntamos mucho más que antes a dónde es que ahora está nuestro ser amado.

Se fue?
A dónde?
Con quién está?

Sea la religión o creencia a la que decidamos entregar nuestra fé, las preguntas son las mismas, lo que difieren son las respuestas. Aunque muchas de ellas, curiosamente, coincidan en muchos puntos.
Los ateos en cambio, es posible que encuentren simplificada esta etapa, pero es algo de lo que tampoco me atrevo a hablar, pues no puedo imaginar cómo sería vivir sin fé. Creo en Dios, en mi idea de Dios, voy a la iglesia, incluso a misa, pero eso no me impide leer escrituras de otras religiones y hasta meditar o cantar con mantras. Tengo mi propia idea de Dios repito. Un Dios que respeta que crea que él está en mis acciones y que mientras confíe en aquellas doctrinas que profesan el bien y el amor, entonces me encuentro en su camino y hacia él me dirijo. Esa es mi fé.
Pero sólo eso siento que sé con certeza, todo el resto, es un vacío absoluto. Y a veces creo, que justamente, para vivir como “debe ser”, no debo saberlo.


Continuará.
Mercedes Parreira Traferro.

 

 
variedad

INICIÁ O SEGUÍ EL DEBATE! Todo tópico es bienvenido, siempre que siga las pautas del respeto y los buenos modales.

Valoración de los usuarios: / 1
PobreEl mejor 
INICIÁ O SEGUÍ EL DEBATE! Todo tópico es bienvenido, siempre que siga las pautas del respeto y los buenos modales.

{jcomments on}

variedad

Límites y autoridad

Límites y autoridad

 

   Crisis de autoridad: ¿Cómo ponerles límites???!!   Según los expertos, en los hogares hay una crisis de autoridad. Las mamás que trabajan sienten culpa por el poc...

Leer más...
variedad

Anorexia, bulimia y otros trastornos

Anorexia, bulimia y otros trastornos

   Hijos chicos, problemas chicos. Hijos grandes...problemas y trastornos alimentarios que llaman la atención por la frecuencia en que se presentan. Cada vez son más los ...

Leer más...
variedad

Alergias y mascotas

Alergias y mascotas

   El amor que las mascotas nos brindan es la mejor solución!!! Los niños que conviven con perros o gatos en el primer año de vida presentan menor riesgo de alergia.

Leer más...
variedad

Estimulación temprana

Estimulación temprana

   ¿Qué es la estimulación temprana en niños sanos?

  Hoy en día, sabemos que nuestro bebé nace con un gran potencial y que está en las manos de sus padres el aprovechar d...

Leer más...
variedad

Aprendamos...

Aprendamos...

  Esa vena sagaz que es en los niños inconsciente acechanza a deducciones humilla sin tomarse vacaciones  y deja los prejuicios con hilachas en su aliño.

Leer más...
variedad

Cinco hábitos para combatir la Obesidad Infantil

Cinco hábitos para combatir la Obesidad Infantil

   La obesidad infantil que afecta a todo el mundo y en particular a la comunidad hispana puede generar enfermedades como diabetes además de otras complicaciones de salud...

Leer más...
variedad

La magia del beso...y su historia...

La magia del beso...y su historia...

   Besos… ¿qué hay detrás?... ¿Por qué nos besamos?... ¿Somos los únicos mamíferos que lo hacen?... ¿Cuáles son las diferencias culturales?... El beso... ¿es adictivo?......

Leer más...
JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL

Videos, lir

You must have the Adobe Flash Player installed to view this player.

Publicidad

Estadisticas

Usuarios registrados : 40896
Contenido : 104
Clics de vista de contenido : 416227

Galeria de imagenes

Quién está en línea?

Tenemos 56 invitados conectado

Acceso