Home VARIEDAD variedad Cinco hábitos para combatir la Obesidad Infantil

Cinco hábitos para combatir la Obesidad Infantil

Valoración de los usuarios: / 0
PobreEl mejor 

   La obesidad infantil que afecta a todo el mundo y en particular a la comunidad hispana puede generar enfermedades como diabetes además de otras complicaciones de salud...

  

   El Dr. Felipe Lobelo, especialista en nutrición de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, recomienda a padres de familia o tutores que buscan combatir la obesidad infantil en casa:

 

 

 1) Introducir más frutas y verduras 

   Los padres pueden incorporar frutas a la dieta de los niños reemplazando los dulces y las grasas a la hora de comer un bocadillo. Para aumentar su consumo se sugiere que los padres preparen y condimenten las verduras que más les gustan a sus niños y los ayuden a reducir el consumo de grasas y comidas altas en calorías. Lo importante es aumentar las probabilidades de que los niños consuman bocadillos saludables, porque sabemos que no tienen muchas oportunidades de hacerlo durante el día. En vez de dejar disponibles dulces para que los niños hagan su snack, tener frutas picadas o verduras que les puedan gustar a los niños para reemplazar esos snacks que no son tan saludables.

 

2) Pasar menos tiempo enfrente de una pantalla

   La obesidad difícilmente se combate con éxito sin cambiar hábitos sedentarios como ver demasiada televisión, jugar videojuegos o pasar horas frente a la computadora. Todos esos son momentos sedentarios que contribuyen al desarrollo de la obesidad. Lo ideal es limitar a dos horas al día el tiempo que los niños pasan frente a una pantalla. Vivimos en una sociedad en la que el entretenimiento electrónico es lo que vemos a diario. Pasamos mucho tiempo, tanto en el trabajo como en la casa, sentados, frente a un televisor, o una computadora, sentados en autos, yendo de un lugar a otro, y todos esos son momentos sedentarios que contribuyen al desarrollo de la obesidad. Así que lo ideal es evitar ese sedentarismo tan riesgoso.

 

3) Aumentar la actividad física

   Si el ejercicio pudiera comprimirse en una pastilla sería una droga milagrosa que reduciría el riesgo de diabetes, enfermedades del corazón y ciertos tipos de cáncer. Por lo tanto, serecomienda que los niños hagan por lo menos una hora diaria de actividad física. No se trata que se entrenen para un deporte en específico o que el ejercicio sea riguroso todos los días sino que los niños jueguen en los espacios abiertos, que pasen menos tiempo encerrados en casa, salgan a caminar y tengan un estilo de vida que no sea sedentario.

   La actividad física es, si la pudiéramos empacar dentro de una pastillita y nos la pudiéramos tomar todos los días, la droga milagrosa que nos ayuda a reducir el riesgo de diabetes, de enfermedad del corazón, de cáncer, sabemos que el ejercicio como tal es una medicina.

   Tiene muchos efectos benéficos tanto para la salud física como para la salud mental. Y por eso la recomendación es que los niños tengan una oportunidad de hacer al menos una hora diaria de movimiento.

 

4) Eliminar el consumo de bebidas azucaradas

   En los últimos años se ha dado una explosión en el consumo de bebidas azucaradas como sodas, jugos y bebidas energéticas e incluso muchas veces las familias desconocen cuánta azúcar contienen estas bebidas. Las gaseosas tienen muchas calorías que no tienen ningún componente nutricional y que no contribuyen a una dieta saludable. Por eso la recomendación es que se eviten al máximo. Lo ideal es que los padres fomenten el consumo de agua en el hogar para así inculcar a los niños hábitos saludables.

   Lamentablemente en los últimos años hemos visto una explosión del consumo de bebidas azucaradas y es un problema en nuestra comunidad hispana. Estamos acostumbrados a ingerir bebidas que tienen demasiada azúcar, muchas veces sin saber cuánto azúcar tienen esas bebidas. Así que la recomendación es que se eviten al máximo esas bebidas, gaseosas azucaradas porque realmente tienen muchas calorías y esas calorías no contribuyen en nada a la dieta saludable.

5) Dar el ejemplo a los hijos

   Los buenos hábitos de salud son posibles si los padres les dan suficiente importancia en el hogar. No se trata que el padre le diga al hijo que tenga hábitos saludables si él mismo no los tiene. Los CDC (Centros de Control) ofrecen consejos a padres de familia para equilibrar el ejercicio con la buena alimentación. Toda la familia tiene que tener hábitos saludables, salir a caminar juntos, tratar de reducir el número de horas de televisión y evitar el consumo de bebidas azucaradas. Las dietas y las restricciones muchas veces no ayudan porque le ponen un aspecto negativo a lo que es un hábito saludable. Obviamente es importante tener en cuenta que se deben evitar la gran mayoría de comidas rápidas porque realmente no son una dieta sana. Pero no se trata que nunca se pueden comer.

  

   Lo importante es tratar de mantener las comidas rápidas digamos, "a raya", no hacerlo todos los días y tener una dieta saludable la mayor parte del tiempo.

   Realmente una de las cosas más importantes es el modelar hábitos saludables desde los padres a los hijos.

  

  

   En conclusión: Si los padres le dan importancia a esos hábitos, sus hijos van a aprender qué es importante y seguramente van a imitar los hábitos que tienen los padres. No se trata que el padre le diga al hijo que tenga hábitos saludables si él mismo no los tiene.

 

  

   Fuente: www.intramed.net

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Videos, lir

You must have the Adobe Flash Player installed to view this player.

Publicidad

Estadisticas

Usuarios registrados : 44198
Contenido : 105
Clics de vista de contenido : 439388

Galeria de imagenes

Quién está en línea?

Tenemos 72 invitados conectado

Acceso